Being One o como seguir siendo Uno cuando la Vida te da una corná
16018
post-template-default,single,single-post,postid-16018,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,paspartu_enabled,paspartu_on_bottom_fixed,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

BeingOne: o cómo seguir siendo Uno cuando la Vida te da una corná

Varias personas me han preguntado acerca del Beingone que ha sido este fin de semana pasado.  Y he necesitado un poco de tiempo para integrar esta experiencia y poderla poner en palabras. Tengo que empezar por el principio. Me enteré del Beingone por el facebook. Lo primero que sentí fue un tremendo rechazo porque me pareció que la iluminación o el conocimiento de sí no podía ser tan caro. También me chocó que hubiera tantas entradas a tan diferentes precios si en verdad todos somos uno …  ¿Cómo es que un autor puede cobrar 50.000 dólares por una conferencia … así que me hice la proposición de,  aunque había varios autores que me apasionaban, no ir.

Como quiera que la Vida es tremendamente traviesa,  un día mi amigo Víctor que ha fundado una cadena de radio, me pidió que le apoyara en la entrevista a Antonio Moll, el creador de la idea. Así que ni corta ni perezosa allí estaba en un estudio de radio con Antonio, mucho más joven de lo que había imaginado y Elena, la jefa de comunicaciones del evento. Una gente muy maja. Sin tener ni idea de lo que iba la cosa estaba allí con ellos coprotagonizando una entrevista sin tener una pregunta. Pero ya en ese momento surgió el tema del dinero, ¿Cómo iba a financiar un evento de tales características?. Él dijo que había que confiar. Confianza. Y como ese es mi talón de Aquiles pues yo callé dispuesta a mirar qué es eso de la confianza dentro de mí, sin llegar hasta la fecha a una conclusión fidedigna.  Eso sí, al principio de la entrevista ocurrió algo maravilloso: el decorado sobre el que estábamos hablando se cayó de forma estrepitosa y todos no pudimos hacer otra cosa que reír … Ay, ay, ay! Si hiciéramos caso de las metáforas cuando la Vida nos las pone delante! Otro gallo nos cantaría! O sería el mismo gallo pero, al menos, más sabio …

Al final mi lado curioso pudo más que mi lado crítico así que me encontré con un pase de prensa y el agradecimiento por estar en el ruedo de la Vida, desde un lado creativo, grabando para la radio  y pudiendo acceder gratuitamente a ver a alguno de mis autores queridos.

Entonces a dos días antes del evento nos  enteramos de que ha cambiado del fashion Madrid Arena a la Cubierta de Leganés. A ver! Amigos, abramos los ojos: la cubierta de Leganés es una antigua plaza de toros, con sus establos en los que todavía crece salvaje la hierba … después de varias horas de espera el sonido no se escucha y los ponentes, casualmente están instalados en un cómodo sofá justo encima de donde salen los toros de los toriles!!!! Acaso no tenemos ya suficiente información? Acaso las metáforas no son suficientes para ver? … yo ya me siento en mi salsa en este caos tremendo en que los más ricos del evento están cubiertos con mantas en la arena, entre cirujías plásticas y quejas multitudinarias, esto empieza a parecer un campo de refugiados. Los micros no funcionan y tampoco los altavoces, no hay suficientes para las gradas. Así que el pueblo llano empieza a bajar los pulgares para abajo y pedir que decapiten a los organizadores del evento. Como si el circo romano se hubiera vuelto del revés … Qué caos tan maravilloso, los presentadores están desesperados, tratando de dar la cara pero sin sonido, los pinganillos nunca llegan, así que un equipo de voluntarios sale al escenario para traducir … la gente no puede oír y todo se viene abajo hasta que un Sergi Torres magnífico nos habla de la responsabilidad, el cabreo y la frustración … ejem, el sonido entonces parece funcionar a las mil maravillas. Después de eso viene el corazón con Mr. Gregg Braden y los maravillosos hijos de Juan Ruiz. Todos hablan de lo mismo: de la sabiduría del corazón. Joe! Eso ya lo decía yo y soy de Vallecas, pero esto no viste tanto como ser de Washington …

Día 2. Tremendo bochinche.

Llego a la cubierta y entro por detrás. Me extraña la facilidad con la que me cuelo aunque tengo un pase de prensa y puedo entrar por la puerta grande, gracias! Gracias! Gracias! Me encanta el estilo bandolero, así que me cuelo por la puerta de atrás y veo para mi sorpresa la arena vacía, los stands lujosos como si hubiera pasado Atila, Ecocentro había regalado toda la comida: bien! Y todos desesperados. Pregunto a unos guardias de seguridad qué pasa afuera porque se oyen muchas voces. Les pido si me pueden abrir las puertas para salir por la puerta grande (sería la primera vez, mi gran deseo de salir como las toreras …) y me contestan que si quiero que me linchen pues estará fenomenal. Así que vuelvo a salir del recinto por un agujero en la lona y et voilá! Me encuentro a toda la gente reunida en la plaza delantera, una banqueta en medio y un altavoz por lo que están dando la conferencia, diciendo sus opiniones etc … Ahí estaba el monje que vendió su Ferrari y otros más. De nuevo me emociono, esto es más real que lo real, esta espiritualidad de los chamanes, de los que tienen cosas que decir sobre la abundancia ha llegado aquí a la calle de Leganés y la gente del barrio está mezclada con los superfashion y las palomas.  Así que esto empieza a requete gustarme esta democracia de la Vida, este igualar, esta tabula rasa! Hace un calor tremendo y entonces sale Antonio, custodiado por unos policías, en lo alto de las gradas de la plaza. La gente está muy cabreada, le llaman estafador, dicen que les devuelva el dinero, otros le quieren hasta la saciedad, súper mamás con perdón incluido … y él habla de que su equipo está muy cansado, de que no tienen dinero, se han quedado sin plata y no hay para pagar a los técnicos de la luz. Así que propone, entre abucheos de la gente y defensas de la espiritualidad, que como ya tiene pagado el local, pues que vamos para adentro, eso sí, dando una cuota voluntaria para pagar a los técnicos … hay gente que se sube por las paredes cabreados porque ya han pagado su entrada!  Torero! Torero! Esta vez el torero en vez de en la arena está en las alturas!. La gente quiere quedarse en la calle, ni hablar de pagar más. Entonces sale un voluntario que ha venido de Granada y dice que desde que se han acabado las divisiones entre los centauros, los alphas, los piscis y los andrómedas el evento se ha situado en la unidad.  Vaya con el chaval! Parece que ha dado en el clavo y entonces consigue que queramos entrar ya que tenemos el sitio pagado no lo vamos a echar a perder. Entre tanto llegan Anita Moorjani y su marido y dan tantos abrazos y tanto amor que la gente ya está en éxtasis, yo incluida, así que pasamos de nuevo a la plaza con la serpiente emplumada de los chamanes haciendo caso omiso de las cajas de cartón que se han puesto para incluir más pasta en la buchaca.

Vaya, vaya, vaya! Parece que ha llegado el 15M de la espiritualidad. Ha habido un golpe de estado por parte de la muchedumbre así que esto se hace, sí o sí. La Vida ha tomado las riendas, pero, es que acaso alguna vez las ha perdido? … así que ya veo en la arena a la gente de Leganés y esto me chifla porque desde el principio este movimiento es un movimiento para todos o acaso no somos todos UNO?. Qué?. Hoy vamos a grabar a troche y moche. Así que estamos loquitos de contentos de hacer de testigos de esta fiesta a la española. Los ponentes Anita Moorjani y Robin Sharma están felices, la Vida es mucho más rica que la insulsa sala de conferencias donde todo va según lo previsto.  El marido de Anita, un ángel alado,  está feliz haciendo fotos en el escenario. Anita y Robin son amigos íntimos,  uno iba a intervenir a la mañana y otro a la tarde. Al final su mensaje está unido y, como no podía ser de otra forma es  sobre el Amor, de nuevo el corazón es el protagonista. Y, como el acto ya va solo, sin padre ni madre, en un momento sale Antonio a expresar su rabia, parece que esto va a ser una catarsis particular. Así que ese Toro, que es el público, está a punto de atacar al torero y herirlo de gravedad: suben al escenario unas cuantas personas rabiosas para comérselo a instancias de un presentador que era uno que pasaba por allí y que al final se ha erigido en protagonista. Y entonces vuelve a suceder el milagro, el Torero se pone a llorar y el Toro entonces se enternece y sucede algo que está más allá … en palabras de Sergi que está muy sembrao, no sabe si somos tontos o hemos perdonado. Sí, perdonado, no sé si tu no tienes un chapuza en tu interior. Yo SÍ. Desde aquí lo digo. Soy un desastre, un caos, digo una cosa y hago otra. A veces me olvido que me he comprometido con la Vida, contigo, con mi amigo. Me olvido tanto de lo que soy que ando por ahí dando tumbos a ver si otro me dice lo que yo he olvidado: pagando entradas y cursos carísimos para que alguien me retorne a la Cordura, a mi Verdad.

Así que de ahí pasamos a unos y otros que suben al escenario, simplemente colegas que pasaban por allí. A veces me dan como arrebatos de subir y decir cuatro cosas porque en realidad veo que es tan fácil como subir y decirlas. Así que entre arrebato torero, new age y pasión seguimos grabando para que todo este mensaje llegue a cuantas más personas mejor. Como casi colofón salen unas bailarinas que habían venido al evento con un regalo de un hombre que vio la oportunidad de reparar tamaño desatino,  regalando a los presentes un curso de mil y pico euros. Algunos de mis amigos los ricos centauros del primer día no han venido hoy. Lo siento. Nos la pasamos riendo juntos fenomenal. Ellos pidieron la devolución del dinero. Se sentían requeté cabreados. Querían un intercambio justo entre el dar y el recibir.

Dia 3. ¿Vuelta a la normalidad?.

Llegamos al recinto, movemos unas vallas y et voila! nos ponemos las camisetas de la radio y la gente nos mira y nos abraza como si fuéramos unos héroes.  Es lo que tienen los medios de comunicación. Parece que ha vuelto una especie de organización y los stands están repletos de libros y de agua bendita bajo el símbolo OM. Entra Jeff Foster, tremendamente conmovido y un poco avergonzado por estar en una plaza de toros … para su bien hacer europeo nunca se vio en estas lides y Vida siempre despeinándonos y haciendo que vayamos más allá de nuestras creencias, porque los iluminaos parece que también las tienen. Así que luego tengo la oportunidad de entrevistarle y finalmente como un golpe zen se cae sobre el roll up del beingone. El CAOS. No tengo palabras … Jajajaja! La risa! Esa sí que sabe la Verdad! Así que nos miramos con un brillo de entendimiento o de que no entendemos nada y se acaban las preguntas. Todo lo demás es un circo. Un circo apabullante de verdad, horterada, mama chicho, danza del vientre y tremendo silencio de Mooji. Todo junto. Todo Uno. Todo ONE.

Cada cual que busque su responsabilidad. Quiero dar las gracias por las lecciones aprendidas,  por poderlo vivir y presenciar. Quiero aclarar que la idea básica de este beingone fue la de hacer un negocio de la espiritualidad,  con tintes de buena voluntad,  que a mi modo de ver le faltaba una estructura con los pies en la tierra y que pedía un nivel de madurez o del sacrificio del yo individual. Quiero dar las gracias a personas de toda España que han venido a apoyar sin un duro de contribución,  a gente muy bonita que ha ido apareciendo  con sentido de la amistad, quiero dar las gracias por la magnífica fiereza de la Vida, porque la verdad siempre está enfrente de nosotros.  En el fondo todos queremos estar en el corazón, habrá que revisar si las maneras son las más adecuadas o si vamos todos de salvadores. Cada cual que saque sus conclusiones. Creo que en algún momento entre la locura y la autoafirmación nos hemos pasado tres pueblos, nos ha conmovido ese Antonio hundido, puesto en la picota, nos hemos visto en nuestro propio fracaso. También y debido a esa abundancia del hoponopono quizá se nos vaya un poquito la mano y disculpemos cosas con las que tenemos que ser más firmes …

Un conocido maestro que pasaba por allí decía que la iluminación es gratis pero no es barata.

Yo, todavía no sé qué sentir, si os digo la verdad. La Vida me ha dado tal cúmulo de imágenes, de metáforas, de visiones fantásticas entre la pobreza y la magnanimidad que vivo sin vivir en mí. Muero porque no digo. Y Vivo porque soy ESO. Todo eso. Casi ná!.

 

Tags:
Sanatha
hola@power-love.com
2 Comments
  • Javier Gomis
    Posted at 13:09h, 24 mayo Responder

    Me hubiera gustado poder asistir. Pero no importa. Yo también soy ESO.
    Espero muchos hayan aprendido las lecciones que proporcionó la Vida.

    • Sanatha
      Posted at 14:10h, 24 mayo Responder

      Muchas gracias Javier por tus palabras. Todos hemos aprendido un poco creo y algunos más. Yo me he sentido en muchas contradicciones, como la vida misma. He querido y he descreido. Y me gustaría, de corazón, abrazar todas las posibilidades. Un abrazo

Post A Comment

X